viernes, 14 de septiembre de 2012

Vacaciones en el mar




       Hoy nos vamos de vacaciones por el mar.
Hablemos de ese hombre sensible, pasional y espontaneo...
No caballeros, no hablamos de un hombre gay, al menos no necesariamente.





        El protagonista de hoy es Poseidon, dios del mar y los océanos, Neptuno para los romanos y el rey  Tritón para Disney.  Representado, al igual que Zeús, como un hombre con barba (Duda existencial, para ser un hombre poderoso ¿necesitas tener barba?), poseedor de un tridente y un carruaje guiado por caballos blancos con crines doradas.

       Su nombre por definición significa esposo de la tierra. Autor de maremotos y llamado “el que hace temblar la tierra” (que cada uno saque sus conclusiones).

      Si bien podemos decir que Zeus es el dios del cielo y de, forma simbolica, el mundo racional. Poseidon reinaba sobre el mar y, por defecto, el mundo pasional. Así encontramos en su aspecto mas  negativo ante un ser violento, negativo y destructivo.

     Fue otro dios muy interesado en las mujeres, aunque no reaccionaba muy bien ante una negativa. Casado con Anfititre, tuvo unas cuantas aventuras extramatrimoniales, fruto de ellas y los celos de su mujer fueron seres como  Medusa (serpiente en lugar de cabello, y condenada a convertir en piedra a los hombres que la miraran a los ojos). Como padre Poseidon era fiel y proector, sino que le pregunten a Ulises que su frio su ira y vivió la Odisea por dejar ciego a uno de sus hijos.

Podríamos decir que Poseidon era un dios incomprendido. Atrapado en un mundo regido por su hermano Zeus en el cual, se premiaba la lógica, el pensamiento analítico y la supeditación de los sentimientos. Podríamos decir que nuestro dios de hoy tenía acceso a un mundo desconocido para los más racionales. De igual modo que Poseidon era el único que podía acceder al mundo subacuático y las profundidades del océano.

El “hombre Poseidón” siente con gran fuerza todo aquello que le importa, y aunque aprende a disimularlo (ya sabéis, los hombres duros no lloran) no deja de sentir. Podemos definirlo como:

  • Espontáneo
  • Dramático
  • Risueño
  • Y con ese, adorable, toque desordenado

 No podemos olvidar que el enfado y la ira del dios creaba maremotos y tempestades. Y esos sentimientos eran provocados cuando se sentía frustrado o atrapado. Así el hombre puede ser agresivo y violento (no refiriéndonos al aspecto físico) cuando sus expectativas no se cumplen o siente que no es comprendido o reprimido.


Como el hombre Zeus necesita su territorio, pero para el no es una empresa, no es un emprendedor. Su medio, donde el será feliz, será donde lo cualitativo sea más importante que lo cuantitativo. Puede ser un artista (actor, escritor, poeta..), o trabajar en la naturaleza. Lo que si es común con el otro arquetipo es que necesita ser el mejor en ello, ser capaz de controlarlo todo y hacerlo todo. 

 ¿Conoces algún rey de los mares?

No hay comentarios:

Publicar un comentario